Presentación


“Se juega como se vive”, dijo en una ocasión un conocido entrenador de fútbol. Se juega como se vive, se vive como se sueña… Soñar, vivir, jugar... quizá ganar. El deporte es reflejo de la vida porque es capaz, como casi nada, de generar ilusiones y pasiones, y llevarlas al límite. Por eso la historia del deporte está repleta de historias humanas –pequeñas y grandes- que merecen ser recordadas y contadas. Historias de superación, de sufrimiento, de triunfos, de fracasos, de esperanzas y de esperanzas rotas, historias entrañables, dramáticas, hazañas imposibles... pequeñas grandes historias en las que, como en la vida, la épica y la miseria caminan de la mano. Grandes campeones, héroes por accidente, pioneros, deportistas marcados a sangre y fuego por un error o una derrota... Ellos serán los protagonistas de las historias que irán apareciendo por este blog. Historias del deporte; historias de la vida; historias del alma humana.

Fernando Belda

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada